Archivo de la categoría: El osito de Radar

El osito de Radar

Como animalillo televisivo que soy mis retinas han recibido abundantes horas de programas. Muchos de ellos han quedado prendidos a mis recuerdos y muchos otros no han conseguido imprimir una huella que el viento del tiempo respetase.

Una de las series que recuerdo con más agrado es M.A.S.H. Para mi sus títulos iniciales marcaban un parón en la rutina de los deberes escolares y a menudo la veía con un bocadillo de tortilla que mi abuela me preparaba para merendar.

Se trata de la narración gamberra de una guerra, la de Corea, que no tenía sentido alguno para los norteamericanos que participaban en ella. M.A.S.H., el acrónimo de Mobile Army Surgical Hospital, era un maremagnum sanitario en el que se encontraban un grupo de personas dispar, marcados en general por el sinsentido que todas las guerras tienen y que siempre están alejadas de la realidad de sus vidas cotidianas.

Basada en una película, tomó de aquella el espíritu de crítica hacia la guerra de Vietnam, pero ocultándolo bajo el nombre de una guerra distinta. Su gamberrismo fue acrecentado con el doblaje español, que exacerbó el nivel de procacidad, pero mejorando su realidad y verosimilitud.

En aquel hospital había muchos personajes relacionados con sus funciones propias: médicos, enfermeras, un sacerdote, conductores de ambulancias… Pero destacaba uno alejado de esas funciones: el cabo Radar.

Radar es el administrativo del centro. Su cometido es lograr que todo funcione, engrasar la maquinaria que es un centro médico para que no deje de girar. El típico personaje pícaro que sabe cómo liar a todos para lograr los fines comunes.

Radar durmiendo con su oso de peluche
Cabo Walter Eugene O’Reilly

Pero Radar no dejaba de ser un niño, reclutado para esa guerra que nadie entiende. Y a esa niñez se aferra con un objeto que, junto a sus gafas, le caracteriza: su oso de peluche.

Para mi el osito de Radar ha sido siempre ese objeto que todos tenemos y con el que recordamos tantos momentos de nuestra infancia. Y como de recuerdos va este blog de aquí en adelante iré recuperando con vosotros algunos de los míos.

Addenda: Hasta la emisión de la SuperBowl de este año, su capítulo final era el programa con mayor audiencia de la televisión de los EEUU.