Sucesión numérica

Desde pequeña adoraba los números. Su mente absorbía las cifras y jugaba con ellas y con su dimensión inabarcable.

Recordaba cómo su padre jugueteaba en la tienda, poniendo los cambios sobre el mostrador y mirándola de reojo mientras calculaba mentalmente la cifra en céntimos.
¡Cómo odiaban los clientes a aquel tipo que siempre daba las vueltas en multitud de monedas!

De él heredó la estructura mental para surcar aquel mundo abstracto y la capacidad de disfrutar con él mientras vivían el mundo concreto.

Para ambos fue el día más feliz de sus vidas. Mientras ella defendía su tesis doctoral en la facultad de matemáticas, él se recreaba emocionado con aquellas ideas que creaban un universo en su cabeza.

Fuente de la imagen: WHAT’S ON MY BLACKBOARD?