Gotas en vena

Miro de reojo la gota que se forma en el extremo de la bolsa de suero.
Gota.
Cada una de ellas, al caer, me aparta de mi enfermedad, me permite avanzar.
Gota.
Pero una tras otra van llenando mi interior de un veneno que acabará con la enfermedad.
Gota.
El precio de curar el mal es depender de una duda que me perseguirá durante meses.
Gota.
Dudas y más dudas. ¿Merece la pena vivir con una eterna sensación de equivocación?
Gota.
Cierro los ojos y trato de no pensar.

Fuente de la imagen: Wikipedia