Un paciente curioseando por el II Congreso de la Blogosfera sanitaria

El pasado fin de semana hice una escapada a un encuentro de blogueros, encuentros que empiezan a abundar. En este caso su peculiaridad era la temática sanitaria. Se trataba del Segundo Congreso de la Blogosfera Sanitaria y evidentemente la mayoría de los asistentes eran personal sanitario o relacionados con el medio sanitario. II Congreso de la blogosfera sanitaria

La razón que me llevó hasta allí fue la curiosidad por el intercambio de información sobre la salud, ya que desde hace años pertenezco a una asociación de diabéticos y colaboro con su presencia online. Mi idea era conocer la perspectiva de los “médicos” desde el punto de vista de un “paciente”

A pesar de no poder acudir al encuentro completo me pareció una experiencia interesante que tendré el gusto de repetir de manera completa en su próxima edición.

Algunas de las anotaciones que hice son las siguientes:

Los blogs son una herramienta personal. En general se trata de una persona que lo usa para compartir sus conocimientos y opiniones sobre un área concreta. A menudo se trata de pequeños blogs con una audiencia muy reducida pero muy interesada en el tema.

Como suele suceder se va para hablar de blogs y se acaba hablando de redes sociales. Para algunos esto significa que la blogosfera está llegando a su ocaso. Para otros, entre los que me incluyo, no. El boom de las redes sociales facilita una comunicación entre iguales y permite crear una comunidad que habla sobre los mismos temas/blogs y comparte nuevos conocimientos con el grupo. Quizá el inconveniente que tiene este proceso es que la progresiva desaparición de los comentarios en las entradas de los blogs, ya que se crea un debate vivo en otros medios como Twitter. Esto implica que quienes no están integrados en la comunidad paralela al blog no van a tener un acceso directo al debate.

El encuentro era de la blogosfera sanitaria y no tanto de blogosfera sobre la salud. Sigue pesando el área profesional dentro del encuentro. En ocasiones se sigue viendo al paciente como alguien extraño al proceso sanitario, como mero sujeto paciente, aunque afortunadamente el personal sanitario va abriendo sus áreas de comunicación. Está claro que muchos de los blogs sanitarios conllevan un nivel de especialidad que escapa al conocimiento de la mayoría de la población, pero nunca es bueno fomentar una opacidad de conocimiento. Un comentario que me gustó fue aquel en el que se destacaba que los médicos deben compartir y recomendar enlaces de calidad con sus pacientes, algo muy importante dado el volumen de información disponible en la red y ante el que es necesario filtros que permitan una correcta interpretación.

Un tema que apareció varias veces fue el del acceso a internet desde las consultas. Lo que para los profesionales sanitarios debía ser de libre uso para algún responsable de la administración pública debía estar limitado mediante listas blancas de recursos online.

Resulta este un tema delicado ya que una de las ventajas de internet es que a menudo una herramienta pensada para un uso concreto muta a otro en manos de una comunidad cuando la usa. Aplicar limitaciones lleva a cortar esa posibilidad. Para evitar las críticas a la presencia de conexión en las consultas es necesario usarla para ampliar el contacto con los pacientes y dar nuevas opciones para el seguimiento de los mismos. Es este un uso que justificará totalmente su disponibilidad.

De manera personal me gustó la presentación de Dana Lewis, del Swedish Hospital de Seattle, una diabética estadounidense que ha conseguido convertir en su trabajo lo que inicialmente fue un interés personal por obtener información sobre su enfermedad. Presentó su trabajo en Swedish, una red de atención sanitaria no comercial, que utiliza las redes sociales para facilitar la comunicación entre el personal sanitario y pacientes. Con su experiencia nos demostró que internet ha permitido a los pacientes entrar en el sistema de conocimiento sanitario. En este momento las redes sociales permiten el intercambio de comunicación entre médicos y pacientes. Hay que ponerlos a hablar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *