Entre estaciones

Fue el momento más importante de su vida.

Como todas sus mañanas había subido a su tren en su estación y ocupado su asiento. Aquella mañana no tenía ganas de escuchar música, se había levantado con una extraña sensación de malestar, una mezcla de agobio y dolor en la boca del estómago, que achacó a su úlcera estomacal.

El tren avanzaba entre estaciones cuando se sintió atrapado en el instante. Fue consciente de lo que le ocurría y de las pocas posibilidades de salvarse que tenía.

Algo debieron notar sus compañeros de vagón por que sus rostros estaban fijos en él. Caras conocidas en personas desconocidas.

En el instante en el que la desesperación le llevaba a pedir ayuda le alcanzó el dolor desde dentro, aumentando de intensidad de tal manera que lo único que pudo sentir era cómo se rompía por dentro mientras cerraba los ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *